icono de desambiguación Entradas similares:  Moro

EspañolEditar

 moro
Pronunciación (AFI):  [ˈmo.ɾo]

EtimologíaEditar

Del latín maurus ‘de color oscuro’,[1] tomado del griego antiguo μαυρός (maurós).

AdjetivoEditar

Singular Plural
Masculino moro moros
Femenino mora moras
1
Originario, relativo a, o propio de la antigua Mauritania.
  • Uso: se emplea también como sustantivo
2
Propio de, relativo a o devoto del Islam.
  • Ámbito: España
  • Uso: Predominante para designar a los fieles de esta religión.
  • Sinónimos: véase Tesauro de musulmán.
3
Por extensión, originario del norte de África, sea cual sea su religión o etnia.
  • Ámbito: España
4
Por extensión, que no es cristiano.
5
Originario, relativo a, o propio de España.
  • Ámbito: Chile
  • Uso: Frecuente como término coloquial durante la época de la independencia, hoy en completo desuso
6
Dicho del vino, que no lleva mezcla de agua.
  • Uso: coloquial
7
Dicho del pelaje del yeguarizo, básicamente de color oscuro o negro, con pelos blancos intercalados entre los oscuros y mancha blanca en la frente o el hocico.
  • Ámbito: Río de la Plata
8
Dicho del pelaje del yeguarizo, básicamente de color oscuro con las patas blancas
  • Ámbito: Chile
9
Dicho del pelaje del yeguarizo, básicamente de color blanco con manchas o reflejos oscuros
  • Ámbito: Cuba, Honduras, Puerto Rico, Venezuela
10
Dicho del pelaje del yeguarizo, mezcla de color alazán y blanco
  • Ámbito: Ecuador

LocucionesEditar

RefranesEditar

Información adicionalEditar

Véase tambiénEditar

TraduccionesEditar

Mazahua centralEditar

 moro
Pronunciación (AFI):  Si puedes, ¡incorpórala!

EtimologíaEditar

Si puedes, incorpórala: ver cómo

SustantivoEditar

1 Zoología.
Mosca.

Mazahua de MichoacánEditar

 moro
Pronunciación (AFI):  Si puedes, ¡incorpórala!

EtimologíaEditar

Si puedes, incorpórala: ver cómo

SustantivoEditar

1
Mosca.

Referencias y notasEditar

  1. VV. AA. (1914). «moro», en Real Academia Española: Diccionario de la lengua castellana, decimocuarta edición, Madrid: Sucesores de Hernando, pág. 694.